Blogueros y gordos

Hoy voy a contarte la importancia de estar en forma siendo bloguero y no caer en las horas desoladas peleándote con Google, WordPress o Facebook acompañado de la bolsa de patatas y el refresco de coca cola.

No pretendo que este texto diluya una crítica ofensiva sino un mensaje para hacer recapacitar a todos esos y esas bloggers que pasan su días delante de la pantalla desatendiendo otras actividades igualmente importantes en el día a día.

La solitaria vida del bloguero.

La vida del bloguero es muy solitaria, se vuelve más solitaria cuando a tu alrededor no conoces personas que se dediquen a esto del blogging.

En más de una ocasión he dicho;

-No puedo quedar, tengo que escribir el siguiente post para la semana que viene.

La cara de los colegas es de…

-Ya está el friki con sus movidas de internet.

¿Estás preparado/a para la vida sedentaria?

Cuando te haces bloguero vas a pasar unas cuantas horas solo, con tus pensamientos, en soledad y acompañado de personas que no saben qué es esto del blogging y no entienden el motivo por lo que lo haces.

Pasarás horas y horas delante del ordenador.

Se te pondrá el culo cuadrado y los ojos como brótolas cuando tengas que realizar tus tareas de bloguero.

“Un bloguero tiene que saber de todo un poco”.

Al principio es normal que pases mucho tiempo delante de la pantalla.

No sabes manejar la plataforma de contenido.

Pasarás horas y horas intentando instalar un plugin y aprendiendo cómo funciona para cumplir el objetivo por el  que te lo has descargado.

Las estadísticas de tu blog serán tu perdición, cada dos por tres estarás mirándolas, quien te visita, de donde, cuanto tiempo pasan en tu blog, que páginas son las más visitadas y un largo etcétera que te ocupará mucho tiempo para dedicarte a otras tareas.

Las redes sociales serán tu perdición.

Como empieces a navegar y ver qué es lo que han compartido tus colegas o te metas en comunidades para poder participar, pasarás un bonito y preciado tiempo interactuando en las redes sociales.

A la hora de escribir, como no estés inspirado, intentarás buscar información disponible en la red y si te quedas sin ideas te plantearás hacer content curation.

Cuando empieces a redactar un post, le darás mil vueltas antes de publicarlo.

  • Que si lo he escrito bien.
  • Que si ponle una imagen chula.
  • Genera un título en condiciones.
  • Que si maqueta el texto para que quede todo en su sitio.
  • Etiqueta las palabras para que el SEO vaya bien.
  • Que si compártelo por las redes sociales.
  • Que si…

Un largo etcétera que ocupará tu tiempo.

Si tienes una newsletter tendrás que generar contenido exclusivo o establecer una propuesta de valor para tus suscriptores, tendrás que aprender a trabajar con una plataforma de email marketing.

  • Que si como se hace una lista de suscripción.
  • Que si como hacer un formulario atrayente.
  • Que si como generar una plantilla de correo.
  • Que si comprueba la tasa de apertura y las estadísticas de la plataforma.
  • Que si…

Más un largo etcétera que ocupará tu tiempo.

La vida del bloguero es más compleja de lo que parece.

Al principio, cuando te metes en esto del blogging y no tienes ni idea de cómo funcionan las diferentes herramientas de las que nos servimos en la red, tu trabajo irá lento, muy lento.

Tu culo irá poniéndose más cuadrado porque necesitarás  tiempo para aprender y tus ojos estarán más rojos con las venillas relucientes por el brillo de la pantalla.

Repito, es normal.

Al principio saber manejar la infinidad de herramientas que hay en la red te lleva tiempo. Un tiempo preciado que hará que pases cada vez más horas delante de la pantalla.

No te queda otra, tienes que aprender.

Te pelearás mil veces con la computadora porque no te salen las cosas como quieres.

Te distraerás con plugins, redes sociales y demás distracciones que existen en la red, en definitiva, el tiempo empleado en estar sentado delante de la pantalla aprendiendo a ser un buen bloguero lo restarás de dedicarle tiempo a otras cosas igualmente importantes en tu día a día.

Una de ellas, el deporte.

Otra de ellas, tu vida social.

Menos tiempo para el deporte.

A mí me ha pasado. Llevaba unos cuatro meses sin hacer nada de deporte.

Pegado a la pantalla, encuadrando mi culo, dando forma a la silla, a la cama y al sillón.

De un aposento a otro, de un problema a otro, de no manejar con soltura las herramientas que tengo disponibles y de ver como mi cuerpo se va transformando en un “blandiblu”.

Es importante que no descuidemos esa parte esencial que todo el mundo tiene que llevar a cabo, el deporte.

No digo que tengas que estar cuadrado ni que tengas que tener un cuerpo diez. Simplemente que te cuides, que hagas algo para el body y que no te pase como a mí.

En cuatro meses mi cuerpo se ha vuelto tan vago que ahora cualquiera le pide meneo.

No caigas en la silla delante de la pantalla y sal a que te de el aire.

Salir a hacer ejercicio, despejará tus ideas.

Dedícale tiempo a tu cuerpo y no sólo a tu blog. Siempre podemos sacar algo de tiempo para poner en marcha nuestra maquinaria.

No te dejes caer en las garras de la pantalla que te absorberá cada día más, tanto navegando como blogueando.

La pantalla te hipnotizará,  internet tiene esa capacidad de hipnotizar a las personas y que estas pasen cada vez más tiempo en la red.

Hazte un planing de actividades y llévalo a cabo. 

Incluye en ellas hacer ejercicio y no solo postear, programar o establecer un plan de acción.

Es importante que te cuides y no pases delante de la pantalla tanto tiempo, pero repito, al principio es normal, cuando vayas soltándote en el blogging podrás dedicarle más tiempo a otras actividades.

Ahora cuéntame.

¿Te ha pasado lo mismo que a mí? ¿Tienes tiempo para dedicarle a hacer deporte? ¿En qué empleas tu tiempo cuando no estás liado/a con el blog?

Yo ya he empezado el planning de actividades físicas.

2 thoughts on “Blogueros y gordos

  1. Hola Juan!

    Me ha molado leer este post porque me he sentido identificado y estos días me estoy proponiendo cambiar malos hábitos e implementar buenos.

    Tengo formación en actividades deportivas, donde me enseñaron a prescribir actividad física a la gente… y en cambio yo he estado haciendo lo contrario: trabajando mil horas en el blog sin ni siquiera encontrar 20 minutos al día para hacer algo de ejercicio, aunque sea light. ¡Imperdonable!

    Pero es que hay tantas cosas que aprender a la hora de llevar un blog… A todos nos ha pasado, y a mi me sigue pasando: ahora por ejemplo tengo que aprender a utilizar Mailrelay para el tema de los autoresponders… vuelta a empezar! tutoriales, horas de ensayo error… Y así siempre jaja.

    Pero tiempo hay, es cuestión de actitud y buenos hábitos. A partir de lunes nos instalamos en la isla malaya de Langkawi y ya tenemos clara cuál es la rutina diaria que mejor nos funciona: ejercicio, trabajo, descanso y vida social. En ese orden.

    Esperamos poder aplicarlo con éxito jeje

    Un saludito!

    Ivan y Erika

    1. Toda la razón, también me siento identificado con tu comentario, esto es un re-feedback. Y como bien dices hay que sacar tiempo para todo. Yo también estoy en la tarea de aprendizaje constante, y es que, esto del blogging es un no parar porque cada dos por tres hay cosas que aprender.

      Un saludo y que vaya bien vuestro paso por Langkawi 🙂

¡¡¡Comenta si te atreves!!!